La gente dejó de creer en las organizaciones cuando la humanidad empezó a alejarse de sí misma.

Cada vez las organizaciones “no lucrativas” buscan más tener su parte de la rebanada de un pastel que realmente nunca fue de ellos; la caridad, la otredad, el pensar en la persona que tenemos en frente como si fuera uno mismo, ha pasado de moda.

Desde hace tiempo estamos envueltos en una burbuja tecnológica que el único instinto que despierta en nosotros es el egoísmo; queremos tener más que el otro, ser más que el otro, sin considerar que si la persona de en frente tiene una carencia, por nuestra condición de humanos, probablemente nosotros también la tendremos.

Existe un dicho que reza “si ves las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar”; hemos perdido ese sentido de atención unos por los otros.

Tendemos a proyectar en el mundo la visión con la que nosotros comprendemos la realidad, tenemos que aprender a reconocer que lo que sintamos de la otra persona lo estaremos proyectando; no todas las asociaciones son malas o corruptas.

En Comunidad IAP conjugamos los esfuerzos de diversas asociaciones que buscan limpiar el nombre del trabajo de quienes nos hemos esforzado por la humanidad.

Esperamos que en nuestras páginas encuentres lo que necesitas para volver a confiar.

Follow by Email
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram
Telegram