Ah! todo está listo en casa para recibir a tu bebé y a la feliz mamá.

Sin embargo, una vez en casa, ¡podrías sentir que no tienes idea de lo que está haciendo!

a) Solicita ayuda… se vale y te ayudará en el proceso

Considera obtener ayuda durante este tiempo, que puede ser muy agitado y abrumador.

Mientras estés en el hospital, habla con los expertos que te rodean.

Muchos hospitales tienen especialistas en alimentación o consultores de lactancia que pueden ayudarte a comenzar a amamantar o alimentar con biberón.

Resultado de imagen para bebés comiendo

Sabes… la lectura y las clases previas que pudieras haber toma son muy buenos inicios pero el tener al bebé y comenzar con esta tarea puede variar en muchos aspectos, así que consultarlo ya con tu bebé en brazos y practicarlo será lo mejora para que te guíen y no te lastimes.

Apóyate en las enfermeras, ellas también son un gran recurso para mostrarte cómo sostener, eructar, cambiar y cuidar a tu bebé.

Nunca un muñeco preparatorio será igual a tener a tu bebé.

Para obtener ayuda en el hogar, es posible que pienses contratar a una enfermera para bebés o una adolescente responsable del vecindario para que la ayude por un corto tiempo después del nacimiento

Tu médico o el hospital pueden ayudarte a encontrar información sobre la ayuda en el hogar o bien, puedes pensar en algún familiar.

Los familiares y amigos a menudo también quieren ayudar. Incluso si no estás de acuerdo con ciertas cosas, no descartes su experiencia.

Pero si no tienes ganas de recibir invitados o si tienes otras preocupaciones, no te sienta culpable por imponer restricciones a los visitantes.

b) Manejo de un recién nacido

Oh! sí… un bebé se mueve y da tentación el que lo puedas lastimar y más si no has pasado mucho tiempo con un recién nacido, su fragilidad puede ser intimidante.

Aquí hay algunos conceptos básicos para recordar:

  • Lávate las manos (o use un desinfectante para manos) antes de manipular a tu bebé. Los recién nacidos aún no tienen un sistema inmunitario fuerte, por lo que corren el riesgo de infección. Asegúrate de que todas las personas que manejan a tu bebé tengan las manos limpias.
  • Siempre usa productos aptos para bebés como son los shampoos y cremas para bebé sin fragancias ni alcohol, así como ropa de algodón lo más lisa posible.
  • Apoya la cabeza y el cuello de tu bebé. Acuna la cabeza cuando cargues a tu bebé y sostenla cuando lo coloques en posición vertical o cuando lo acuestes.
Resultado de imagen para cargar a un bebé
  • Nunca sacudas a tu recién nacido, ya sea jugando o por frustración. Sacudir puede causar sangrado en el cerebro e incluso la muerte.
  • Si necesitas despertar a tu bebé, no lo hagas zarandeándolo, en su lugar, hazle cosquillas en sus pies o sopla suavemente en una mejilla.
  • Asegúrate de que tu bebé está bien sujeto al portabebés, la carriola o el asiento para el automóvil. Limite cualquier actividad que pueda ser demasiado dura o que lo sacuda.
  • Recuerde que su recién nacido no está listo para jugar rudo como ser sacudido en la rodilla o arrojado al aire.

Fuentes: SoyTowi || BbMundo || Guía Infantil

En términos generales, hay que ser muy cuidadoso y estar tranquila, entiendo que es complejo al principio debido al cansancio que se empieza a cumular.

Lo importante es apoyarte en alguien y dormir cuando tu bebé duerma… lo demás puede esperar un poco.

Follow by Email
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram
Telegram